Compartiendo el momento con…Carmen San Martín

Aunque a priori parece que el mundo del vino parece masculino, sin embargo es un sector en el cual la mujer está muy integrada…y de forma natural. Hay mujeres en varios Consejos Reguladores, pero Carmen San Martín es la primera mujer en presidir el Consejo Regulador de Denominación de Origen de Rueda.

 

Woman Essentia.- Carmen…¿Podrías contarnos cómo entras en el mundo del vino?

Carmen San Martín.La verdad es que me viene de familia. Pertenezco a la cuarta generación de una de las bodegas de la denominación de origen: Hijos de Alberto Gutiérrez. Terminé mis estudios de derecho, después hice un master de asesoría jurídica en Madrid, y empecé a trabajar en el mundo de la banca, donde estuve 11 años. Yo venía tiempo formando parte del Consejo de Administración de nuestra empresa familiar, y en ese momento estábamos buscando un gerente, y me pidieron que me quedara. Así que, para actualizarme un poco, en Junio de 2012 hice un master en Gestión y Dirección de empresas vinícolas en me incorporé a la gerencia de la bodega.

Nací en familia de bodegueros y vinicultores, así que siempre he estado vinculada con este mundo. Me he criado pasando las vacaciones, los veranos, la navidad etc. en el pueblo con mis abuelos, por parte materna, mis tías y correteando por la bodega.

 

WE.- El cambio entonces no fue grande, siempre habías visto como funcionan las empresas, y cambias a un producto ya conocido por ti, y quizás más tuyo.

Carmen.- Trabajando en banca tienes la visión de otras empresa de otros sectores, ves muchos ejemplos en tus clientes, pero siempre cercano a una dirección financiera o comercial. Luego cada sector tiene sus particularidades, pero a nivel gestión, muchas veces da lo mismo el tipo de empresa.

Tengo que decir que siempre me gustó este mundo, al ser cercano a mi vida, aunque yo nunca había pensado que fuera a trabajar aquí. Yo tenía mi vida encauzada por oros derroteros y, al ser una empresa familiar donde éramos muchos, parecía complicado poder entrar, así que no me lo había planteado. Pero las circunstancias o casualidades hicieron que me vieran como una persona preparada para el puesto y así fue como me incorporé a trabajar en la bodega.

Después de 6 años trabajando en la misma me presenté como Vocal a la Denominación de Origen por Grandes Bodegas, perteneciendo a una asociación que se llama ASBER (Asociación de Bodegas Elaboradoras de Rueda). El Consejo lo forman doce vocales, seis por parte del sector de la vinicultura, y seis por grandes bodegas. El Presidente es elegido por los vocales, y siendo la única vocal mujer, fui elegida para la presidencia.

Tenemos mucha suerte porque trabajamos con los momentos de disfrute de las personas, y eso es muy agradable.

WE.- Es una gran satisfacción, sin duda, ser elegida por tu valía.

Carmen.-Siempre me preguntan y focalizan en el circunstancia de ser mujer y tengo que decir que nunca me ha sentido infravalorada, todo lo contrario. Siempre me han ofrecido puestos de grandes responsabilidades y puestos directivos, nunca he sentido ninguna minusvaloración y mis compañeros siempre me han acogido muy bien, dándome su confianza. Entiendo que me han visto como una persona con las competencias oportunas. Yo creo que lo que vale es la persona independientemente de su género.

WE.- ¿Opinas que entonces esto pasa de forma general?

Carmen.- En Rueda a lo mejor la situación no es la misma que en otras zonas, aquí la presencia de la mujer es muy amplia, cierto que la mayoría están en puestos técnicos, laboratorios, enología, comerciales…en exportación por ejemplo. Pero si que es cierto que cada vez más estamos en las gerencias y en las direcciones generales. Hay varias bodegas con mujeres en la dirección.

Quizás se perciba un sector más masculino desde fuera que lo que pasa dentro. Quizás se relaciona más con el campo, pero la realidad es que hay cantidad de vinicultoras que llevan a su cargo grandes explotaciones agrícolas. Ha influido sin duda también un cambio generacional que ha propiciado gente preparada y formada que, en unos casos son mujeres y en otros son hombres, y se han ido incorporando en las empresas en puesto directivos .

 

WE.- Háblanos de vuestro producto

Carmen.- Rueda funciona muy bien en el segmento de mujeres y jóvenes, y conecta muy bien en comunicación con ellos … viene todo de la mano. Se nota que en nuestro equipo la presencia femenina es muy alta, la gente de comunicación, en el Consejo Regulador también tiene una amplia plantilla femenina y creo que la comunicación que se hace está conectando muy bien con este tipo de consumidor joven.

Con motivo del Día de la Mujer, hicimos una campaña que gustó muchísimo, cuyo slogan era: Se feliz, no perfecta.

.

WE.- A veces parece que la entrada de la mujer en ciertos campos del mundo laboral es como un poco forzada.

Carmen.- Para mi todo ha sido de forma natural. Yo no creo en las cuotas, creo en la capacitación de la persona. Entiendo que hay momentos en los que haya que proteger determinadas situaciones que son injustas de base y a las que no se permita el acceso, pero no que tenga que haber un porcentaje predeterminado.

Creo que una vez que se tenga una cierta sensibilidad todo será natural porque al final lo que quieres es tener al mejor profesional, sea quien sea.

Yo no creo en las cuotas, creo en la capacitación de la persona

WE.- El mundo relacionado con el vino está de moda, se organizan catas, excursiones a viñedos, multiplicándose las actividades entorno a él.

Carmen.- Hay un interés creciente también de la mano del turismo de interior, porque son actividades que pueden encajar muy bien con el aire libre y el contacto con la naturaleza. En las ciudades hay muchos niños que no han visto nunca vendimiar. También viene de la mano del turismo familiar, que es un turismo activo muy interesante porque vertebra los municipios, y genera riqueza. La gente conoce arte, patrimonio y cultura de toda la zona.

Este mundo, junto con la exportación, es una de nuestras grandes apuestas. Creo que hay zonas que nos llevan delantera en ello, pero aquí se está potenciando desde la Ruta del vino de Rueda y desde las acciones del Consejo regulador y se va notando un interés creciente. Pero esto también requiere inversiones, como que las bodegas estén adaptadas, que se puedan recibir visitantes, o que estén los fines de semana abiertas. Es un esfuerzo pero con grandes resultados. Es una actividad que genera mucha riqueza en todo su entorno.

WE.-Un buen vino, es lógico que triunfe por su valor intrínseco, pero en un campo tan explotado ¿que hace falta?

Carmen.- El mercado del vino es un mercado maduro. Es cierto que España es una gran país productor con muy buenos vinos, así que se requiere una imagen, el marketing es importante. El vino es un producto que busca generar un valor añadido para convertirse en un producto inspiracional. Siempre recordamos las grandes marcas de vino junto con un momento especial…cuando descorchas una botella. Esto es a lo que aspiramos todas las bodegas, y eso requiere un buen trabajo, por un lado en el campo, en el viñedo, porque al final unas buenas producciones proceden de unas buenas uvas, no hay duda. Y por otro, y aportando ese valora de imagen de marca. Porque al final buscas la diferenciación…¿porque te eligen a ti y no a otro?. Rueda ha sabido construir una imagen muy clara de vinos frescos, afrutados, fáciles de beber en el buen sentido, y que combinan muy bien con muchísimas comidas, tienen una versatilidad muy grande.

Unas buenas producciones proceden de unas buenas uvas, no hay duda.

Tradicionalmente está asociado a carnes blancas, pescados o mariscos, pero lo cierto es que puede acompañar a todas las comidas porque hay muchos tipos. Puedes elegir el vino fresco que conocemos todos, el Rueda Verdejo, pero también tienes para ocasiones especiales eligiendo maderas, a fermentados en barricas, espumosos…

Al final lo importante es la diferenciación, el buscar el momento para cada vino, una cosa es un aperitivo y otra acompañar a una gran carne o marisco. Yo creo que destacaría potenciar la versatilidad y la diferenciación.

 

WE.- La relación con el momento…

Carmen.- Es una nota de valor añadido. Nosotros tenemos mucha suerte porque trabajamos con los momentos de disfrute de las personas, y eso es muy agradable. Cuando piensas en un vino de Rueda piensas en compartir con amigos o familia un momento que suele ser de ocio.

Por eso uno de los slogans que utiliza Rueda en sus campaña genérica de vinos es : …Y si lo compartimos.

Como lo ideal es tener gente con quien compartir ese momento, aunque sea de descanso, a la hora de poner la etiqueta pusieron slogans divertidos.

WE.- ¿Cómo ves la Denominación e incluso a ti como profesional dentro de unos años?

Carmen.- Estamos luchando para potenciar la exportación puesto que uno de nuestros objetivos es poder incrementar nuestras cifras. El tema está en que Rueda ha tenido un mercado nacional tan potente y tan importante, que no ha sentido la necesidad temprana de salir fuera, y cuando decidió salir, se ha encontrado esa competencia.

La exportación es un trabajo lento y que requiere mucho compromiso por parte de las empresas. En esta hay que destacar la labor de promoción que realiza el Consejo Regulador en 28 países, presentando la imagen de los vinos de Rueda. Esto ayuda a las bodegas a ir abriendo camino ya que presenta una zona, un territorio, un estilo de vida y abre el paso a las bodegas que vienen luego con sus marcas, facilitando mucho la labor, ya que por ejemplo una bodega más pequeña no podría por sus propios medios presentar sus vinos en según que sitios. Es una labor lenta y costosa que requiere un esfuerzo por parte del Consejo Regulador y de la propia empresa.

Esperemos que poco a poco logremos subir las cifras de exportación, que todavía son bajas. En cuanto a las acciones de Rueda, estamos en una campaña Internacional, junto con Ribera del Duero, apostando a los mercados de EEUU y China.

A nivel personal, ya han pasado casi dos años de mi mandato de los cinco que dura la Presidencia del Consejo Regulador, así que profesionalmente aspiro a contribuir al crecimiento de la Denominación, que es donde nos jugamos nuestro pan, el futuro de nuestras familias.

Me encantaría que la exportación empezara a representar un porcentaje importante, y confío mucho en el tema del enoturismo, como actividad vertebradora también, que da vida a nuestros pueblos.

Como profesional… intentar hacerlo lo mejor posible en los dos ámbitos que me han encomendado, tanto a nivel del Consejo Regulador como en mi empresa.

 

WE.- La llamada conciliación…

Carmen.Soy soltera , pero que sea soltera no significa que no tenga cosas que hacer.

Una doble carga implica doble esfuerzo, este trabajo es de viajar y estar mucho tiempo fuera, porque en tu zona ya se vende el vino, pero cuando te gusta ( a mi me apasiona ) lo haces con todo el gusto del mundo, aunque haya que hacer encaje de bolillos.

El dinamismo dentro de las empresas lleva a pensar en que si estás una semana fuera, por ejemplo vas a EEUU requiere que tengas luego un descanso ya que has estado de jornada 24 horas. Esto es normal y se recoge en el convenio.

 

Seguiremos disfrutando del momento compartido contigo cada vez que pruebe un Rueda.¡Te deseamos toda la suerte del mundo en los retos que tienes por delante!

No Comments Yet

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada.

 

Woman Essentia, tu revista,

SÍGUENOS