Jorge Delgado nos da las claves de la “creatividad”

 

aumenta las claves para la creatividad empresarial
Foto Unsplah

Me invitaron a la presentación de un libro cuyo título me parecía atrayente:“Las claves de la creatividad empresarial” , así que contacté con el autor. Jorge Delgado Cerviño es abogado y master por el IESE, ha trabajado como consultor de estrategia y como directivo de diversas españolas y multinacionales americanas, con lo cual su experiencia en gestión de equipos es bastante densa. Actualmente asesora a empresas y organizaciones para la creación de climas y estilos de liderazgo que favorezcan la innovación, además es profesor y conferenciante, a lo que hay que añadir ahora su faceta de escritor.

autor de las claves para la creatividad empresarial
Jorge Delgado

En un mundo tan cambiante como el que estamos, la capacidad de adaptación y de generación de ideas nuevas, es una necesidad. Lo hemos comprobado hace nada con la crisis económica y el reciclaje profesional de muchas personas y trabajos, que se han tenido que reinventar para poder sobrevivir, con la consiguiente generación de ideas y nuevos proyectos.

El mundo ha cambiado y la capacidad de innovar, de ser más competitivo, es una realidad. Esta capacidad no es sólo propiedad de los llamados “creativos”, o artistas, sino que es fundamental en el mundo empresarial, en las administraciones públicas, e incluso en las relaciones personales, debido la multiplicación de posibilidades, circunstancias y cambios, a los que tenemos que hacer frente, por tanto, conocer las claves de la creatividad empresarial es una necesidad para acercarnos al éxito.

A lo largo de la historia ha habido situaciones que han provocado inventos casi por azar, el descubrimiento de la vainilla por ejemplo, surge la idea de la observación, como la caída de la manzana, surge la pregunta, el por qué… Todos hemos visto ejemplos de negocios que han salido de una idea simple: la nevera roja, algunas marcas de zapatillas, etc. y que parecen más bien fruto del azar, de acertar con la idea. Es cómo ensayo y error, y sin embargo, otras ideas que parecían maravillosas y no han tenido ese éxito.

Woman Essentia.-¿En que medida se puede generar innovación?. ¿Hay algo inherente a cierto tipo de personalidad?. ¿Innato o educacional?

Jorge Delgado.-Cada uno nacemos con unas determinadas capacidades que podemos desarrollar. Cualquier persona con una constitución normal puede llegar a jugar bien al tenis si recibe clases y entrena de manera constante, aunque no llegará al nivel de Federer porque no posee sus extraordinarias capacidades. Del mismo modo todos podemos pensar de una manera más creativa y desarrollar las capacidades necesarias para innovar aunque no llegaremos a ser un Einstein porque no tenemos su inteligencia. Las personas muy creativas tienen ciertas características comunes: son autoexigentes, tienen independencia de juicio, toleran el riesgo, son curiosas y apasionados por su trabajo. Son cualidades que podemos entrenar. De modo que hay una capacidad innata que puede ser mejorada o limitada por la educación.

 

WE.-¿Todo este cambio que estamos viviendo es resultado de la innovación casi permanente gracias a los avances tecnológicos? ¿Es causa o resultado?

JD.-Los avances tecnológicos han aumentado de manera exponencial el campo de lo posible. Ahora podemos hacer realidad muchas ideas que hasta hace poco entraban en la categoría de ciencia ficción. Además esas tecnologías nuevas se hacen asequibles a todos con gran rapidez, por lo que ofrecen ventajas competitivas muy breves y eso aumenta la tensión de la competencia y empuja a seguir innovando. Como sugieres en la pregunta, el avance tecnológico es a la vez causa y efecto de este aceleramiento.

 

WE.- Hablando con un amigo ingeniero, su queja era que tenía que luchar contra una pared cada vez que se le ocurría alguna idea interesante, porque la contestación de los directivos siempre era “no”, y si al final se hacía y era un éxito, este era de la empresa, no de él. ¿Cuál son los elementos que contribuyen a que una organización o empresa sea más innovadora?

JD.-Una organización debe generar un clima que favorezca la innovación. La profesora de Harvard Teresa Amabile se preguntaba hace años porqué, a pesar del actual mantra “innovar o morir”, tantas empresas escogen la segunda opción. Se han estudiado mucho los elementos del clima que favorecen la innovación y aquellos que la obstaculizan. Un ambiente de libertad y confianza, que favorece el debate y alienta compartir ideas, que permite el acceso a la información y nos deja asumir riesgos, ayudará a las personas a desarrollar su talento y a emplearlo en su trabajo. La actitud de los directivos del ejemplo que mencionas es muy común y aniquila la innovación. También hay ejemplos de lo contrario, de organizaciones que premian de distintas maneras las ideas interesantes. En la presentación del libro nos contaba Fuencisla Clemares que en Google se premian las ideas que se convierten en una innovación, pero que el mayor premio para estas personas es el hecho de ver realizadas sus ideas.

La formación dura toda la vida y aprender es siempre una gran fuente de motivación.

 

WE.- ¿Cuál sería el papel del líder para que un equipo sea efectivamente creativo? ¿Hay líderes actualmente? ¿Hay diferentes tipos de liderazgo?

JD.-El líder es, desde mi punto de vista, el elemento más importante para la innovación. Primero porque los directivos son los que tienen más poder a la hora de crear el clima del que hablábamos antes. En segundo lugar porque el ejemplo tiene una gran fuerza: los equipos hacen lo que ven hacer. Y por último porque es el que puede dar las herramientas necesarias para innovar y provocar el proceso de generación de ideas.

 

WE.- ¿Hay diferentes tipos de liderazgo?

JD.-Hay muchas clasificaciones del liderazgo. Una de ellas distingue líderes transaccionales –te premio si me ayudas a conseguir mis objetivos- y los transformacionales, capaces de cambiar las motivaciones, la manera de ver la realidad y de trabajar de las personas. El problema del liderazgo es que no se trata de algo que se aprenda leyendo un libro sobre las cualidades del buen líder, ni se fabrica en una escuela de negocios. Ser un buen líder requiere espíritu de servicio y ciertas cualidades morales: el líder asume la responsabilidad de desarrollar como profesionales y como personas a los miembros de su equipo. En su equipo habrá exigencia, debate, riesgo –y por tanto errores-, colaboración y confianza.

 

WE.- Los problemas que está generando el trabajo en equipo son claros, suele haber recelos, hay que quitar la competitividad para ser conscientes de que la suma de muchos hace un todo mejor. No se si en mayor o menor medida en la empresa esto ha cambiado, pero en el colegio y la universidad, los más perezosos se aprovechan de los trabajadores y los profesores suelen decir que ellos lo resuelvan y que no se tienen que meter. Como resultado sólo trabajan unos, mientras los demás se benefician del resultado. ¿Cómo resolver esto? ¿Qué les dirías a estos profesores?

JD.-Los perezosos se benefician poco y sólo a corto plazo del resultado. El beneficio real es para el que trabaja que es el que aprende. La competitividad es una cualidad innata, más en los hombres que en las mujeres. Cuando trabajamos en equipo debemos cambiar esa competitividad individual por otra colectiva. Hay una cualidad de los grupos que ayuda mucho: la cohesión, que consiste en tener un interés compartido y cierto sentido de orgullo por pertenecer al grupo.

Los profesores tienen que enseñar a trabajar en equipo, pues no es algo que suceda de manera espontánea por el solo hecho de sentarlos juntos y ponerles un objetivo común. Para esto los profesores deben saber trabajar en equipo y esto no siempre es así. La gestión de equipos es una de la capacidades que deben adquirir los docentes.

Trabajar en equipo no es algo que suceda de manera espontánea por el solo hecho de sentarlos juntos y ponerles un objetivo común

 

WE.- ¿Cuáles características definen a una persona innovadora? Y ¿qué podemos hacer para ser más creativos?

JD.-Lo primero tener la voluntad de serlo, porque ciertas capacidades tenemos todos. Después hay una serie de actitudes que debemos trabajar: acostumbrarnos a redefinir los problemas, a cuestionar nuestras asunciones, asumir riesgos, ser curiosos, forzarnos a adoptar otros puntos de vista, no conformarnos con la primera solución que se nos ocurre…

Tenemos que asumir que cometeremos errores. La única manera de no equivocarse es no probar cosas nuevas. Hay que perder el miedo a fallar.

También es importante saber vender las propias ideas.

aumenta las claves para la creatividad empresarial
Foto Unsplash

WE.- Pero estas características no sirven para todas las ideas que se nos ocurran. ¿Cuándo podemos decir que luchar por una idea es de verdad factible y merece la pena asumir riesgos y perseverar?

JD.-Una parte importante de la innovación consiste en determinar cuáles de la ideas que generamos son dignas de convertirse en realidad. Además de la inteligencia sintética, responsable de la generación de ideas, debemos usar la analítica, que nos permite evaluarlas y seleccionar las adecuadas. Es la fase convergente de los procesos de innovación. Se evalúan las ideas según los criterios pertinentes en cada caso: ¿Tenemos los recursos para sacarla adelante? ¿La tecnología requerida es accesible? ¿El coste es proporcionado al rendimiento esperado? ¿Es compatible con nuestros valores y con nuestra estrategia? ¿Cómo afectará a la organización? Pero siempre hay factores imponderables, entre ellos la suerte. El proyecto de Cristóbal Colón se basaba en un importante error en el cálculo del tamaño de la Tierra. Tuvo la inmensa suerte de encontrarse un continente en el lugar en el que él pensaba que debía estar el Extremo Oriente.

Como ya hemos visto, es necesario asumir riesgos.

 

WE.- La creación tiene un proceso que conlleva esfuerzo, pero necesita algo más. ¿Como es el proceso creativo?

JD.-Hay varios procesos para crear ideas y casi todos tienen en común ciertas fases. La primera consiste en estudiar la realidad sobre la que queremos actuar de una manera distinta a la convencional, haciéndonos preguntas provocativas para forzarnos a ver las cosas de nuevas maneras, evitando los sesgos que nos conducen a errores de apreciación.

Después hay que redefinir el problema. Cuando trabajo con equipos para ayudarles a resolver problemas complejos de manera creativa, forman grupos y les pido que definan el problema en una frase. Los resultados de los grupos suelen ser bastante distintos. Se confunden muy a menudo problemas con causas, consecuencias o síntomas. Si no aciertas con la definición, resolverás el problema equivocado.

La siguiente fase es la de generación de ideas, en la que lo importante es el número y la divergencia. El líder del proceso ha de provocar que todos los miembros del equipo compartan ideas. En esta fase es necesario aparcar el espíritu crítico para no juzgar las ideas prematuramente. Suele ser la fase que más le cuesta a las personas que no están acostumbradas, pero una vez que entras en “modo creativo” se convierte en un juego divertido y estimulante.

Y finalmente la fase analítica de la que ya hemos hablado.

 

libro sobre las claves de la creatividad empresarial

 

WE.- ¿Es tu libro: Las claves de la creatividad empresarial una guía para mejorar la innovación empresarial?

JD.-Pretende ayudar a los directivos y líderes de equipos a mejorar la capacidad innovadora de sus organizaciones. Trata de los aspectos que influyen en esta capacidad en los distintos niveles: individual, grupos y organización. También de lo que deben hacer los líderes para generar innovación. Por último se detalla un proceso de generación de ideas con ejemplos para poder llevarlo a cabo.

He procurado que sea de fácil lectura y útil para cualquier persona.

 

WE.- La mujer ha elegido el emprendimiento, y con él, nuevas ideas a plasmar, como forma de conseguir cierta conciliación familiar. LinkendIn dice además que el emprendimiento en España ha aumentado en un 120%. ¿Tiene la mujer, en general, características que la capaciten más para esta actividad?

JD.- Contestaré con cautela porque no he estudiado este tema y los conocimientos que tengo se limitan a mi experiencia de modo que no son generalizables. Las mujeres me parecen prácticas y constantes y además tienen un gran equilibrio entre las distintas capacidades que ayuda mucho en el emprendimiento. Son tenaces y suelen tener una gran empatía. Todo esto es muy bueno para sacar adelante un proyecto personal. Por otro lado, el trabajo independiente crecerá también, independientemente del género, porque la nueva economía favorece la flexibilidad y la adaptabilidad.

 

WE.- ¿Qué les dirías a las jóvenes generaciones que empiezan a trabajar ahora?

JD.- Que se formen bien, que sean curiosos y que adquieran buenos hábitos de trabajo. Que no vean en la selección de sus estudios límites para su carrera: no ha de haber necesariamente relación entre el trabajo de tu vida y tus estudios. La formación dura toda la vida y aprender es siempre una gran fuente de motivación. No siempre es posible conseguir rápido trabajar en algo que te apasione y a veces hay que pasar por etapas que parecen poco interesantes, pero siempre es posible aprender y sacar lo máximo de cada experiencia.

 

 

 

 

 

 

No Comments Yet

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada.

 

Woman Essentia, tu revista,

SÍGUENOS