Inteligencia Emocional, la diferenciación que nos lleva al éxito profesional

 ¿Por qué algunas personas parecen dotadas de un don especial que les permite vivir bien, aunque no sean las más destacadas por su inteligencia?

¿Por qué unos son más capaces que otros para enfrentarse a contratiempos, superar obstáculos y ver las dificultades bajo una óptica distinta?

 La inteligencia emocional puede ser fomentada y fortalecida en todos nosotros, y cómo la falta de la misma puede influir en el intelecto o arruinar una carrera. La inteligencia emocional nos permite tomar conciencia de nuestras emociones, comprender los sentimientos de los demás, tolerar las presiones y frustraciones que soportamos en el trabajo, acentuar nuestra capacidad de trabajar en equipo y adoptar una actitud de empatía que nos brindará mayores posibilidades de desarrollo personal.

La publicación de Inteligencia Emocional de Daniel Goleman (1995) significa una difusión sin precedentes de un concepto que hasta entonces había pasado desapercibido. Este libro se convierte en un best seller en muchos idiomas. A partir de mediados de los noventa, la inteligencia emocional es un tema de interés general por parte de la sociedad.

La inteligencia emocional consiste en:

1) Conocer las propias emociones: El principio de Sócrates “conócete a ti mismo” se refiere a esta pieza clave de la inteligencia emocional: tener conciencia de las propias emociones; reconocer un sentimiento en el momento en que ocurre. Una incapacidad en este sentido nos deja a merced de las emociones incontroladas.

2) Manejar las emociones: La habilidad para manejar los propios sentimientos a fin de que se expresen de forma apropiada se fundamenta en la toma de conciencia de las propias emociones. La habilidad para suavizar expresiones de ira, furia o irritabilidad es fundamental en las relaciones interpersonales.

3) Motivarse a sí mismo: Una emoción tiende a impulsar hacia una acción. Por eso, emoción y motivación están íntimamente interrelacionados. Encaminar las emociones, y la motivación consecuente, hacia el logro de objetivos es esencial para prestar atención, automotivarse, manejarse y realizar actividades creativas. El autocontrol emocional conlleva a demorar gratificaciones y dominar la impulsividad, lo cual suele estar presente en el logro de muchos objetivos. Las personas que poseen estas habilidades tienden a ser más productivas y efectivas en las actividades que emprenden.

4) Reconocer las emociones de los demás: Un don de gentes fundamental es la empatía, la cual se basa en el conocimiento de las propias emociones. La empatía es la base del altruismo. Las personas empáticas sintonizan mejor con las sutiles señales que indican lo que los demás necesitan o desean. Esto las hace apropiadas para las profesiones de la ayuda y servicios en sentido amplio (profesores, orientadores, pedagogos, psicólogos, psicopedagogos, médicos, abogados, expertos en ventas, etc.).

5) Establecer relaciones: El arte de establecer buenas relaciones con los demás es, en gran medida, la habilidad de manejar las emociones de los demás. La competencia social y las habilidades que conlleva, son la base del liderazgo, popularidad y eficiencia interpersonal. Las personas que dominan estas habilidades sociales son capaces de interactuar de forma suave y efectiva con los demás.

Para mí, tener conciencia y poner en práctica estos puntos hacen que lleguemos a nuestro éxito profesional y personal, nos da la diferenciación entre lo Ordinario y lo EXTRA-ordinario, nos hace protagonistas de nuestra vida y de nuestros propósitos.

Ya no tienen tanta presencia nuestros títulos universitarios y nuestros másters … eso sólo nos dice cuanto dinero nos hemos gastado en nuestra formación… AHORA tus habilidades ante los retos y los cambios serán nuestro mejor currículum.

 

1 Comment
  1. Dos años llevo trabajando en esto desde que descubrí a Goleman y su bets seller leído en apenas una semana. Todo a raíz de un poco de ansiedad debido a una mala gestión de la presión en el trabajo.

    Ahora reconozco en mi mucho mejor casi cualquier sentimiento o emoción y puedo suavizarlas y, aunque llevo ya dos años trabajando conmigo mismo aún tengo la percepción de que me queda mucho trabajo, de hecho, creo que nunca se termina de conocerse a uno mismo y de mejorar.

    Por otro lado, todo lo que estoy aprendiendo me está sirviendo en todos los ámbitos de mi vida. Personal, familiar, laboral, etc.

    Si tuviese que recomendar algo sería: la emoción hay que vivirla plenamente pero como observador.

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada.

 

Woman Essentia, tu revista,

SÍGUENOS