Si se ha inventado un día para consumir, por qué no un día para dar

Hablamos con  Ricard Valls, promotor de Giving Tuesday en España

Por qué la sociedad necesita un día, el Giving Tuesday, para potenciar la donación, y qué podemos hacer para contribuir a este martes especial. Nos lo cuenta su principal impulsor en nuestro país, profesional del tercer sector que ha jugado un papel relevante en las asociaciones profesionales española y europea por la captación de fondos con fines sociales.

¿Qué significa donar?

Donar es renunciar a una parte de tu dinero o de tu tiempo en favor de otra persona. Lo que debemos asumir es que la sociedad se construye no solo a partir de la suma de individuos, sino también por la suma de nuestra capacidad de colaboración. Solo avanzamos en la medida en la que seamos capaces de colaborar.

Tenemos un ejemplo claro en el ámbito del medio ambiente: si yo reciclo mucho pero mi vecina sigue sin separar la basura, poco vamos a avanzar. Solo a través de la colaboración podemos mejorar el mundo en el que vivimos.

La base está en la concienciación, tanto en el caso del reciclaje como en el de la donación de tiempo, de dinero, de sangre o de alimentos, que recoge la iniciativa Giving Tuesday.

“La sociedad se construye no solo a partir de la suma de individuos, sino también por la suma de nuestra capacidad de colaboración”

El Giving Tuesday estadounidense premia historias de donación, es decir, cómo a alguien se le despierta la chispa que le lleva a comprometerse con algo. Personalmente, ¿cómo decidiste dedicarte a promover la donación?

Trabajé en los Juegos Paralímpicos de Barcelona en 1992 y, después, en los Juegos Paralímpicos de Atlanta. Ahí es cuando pude ver una sociedad totalmente diferente, en el sentido de que en los países anglosajones la filantropía tiene un papel muy significativo. Tras esa experiencia personal y profesional, a mi retorno a España decidí dedicarme a la donación.

No es que en España no haya filantropía, la cuestión está en que en las sociedades mediterráneas como también son Italia, Francia o Grecia, la estructura familiar es diferente. La filantropía digamos que se produce dentro de la familia. En Inglaterra, un estudiante de 18 años se va de casa para ir a la universidad a 300 kilómetros y difícilmente vuelve a vivir con sus padres. Por lo tanto, enseguida hay cierta ruptura familiar, pero allí las donaciones a fundaciones tienen un papel más importante.

En España, las donaciones representan el 0,1% del PIB, mientras que en Francia es el 0,2%, el doble, y en Reino Unido el 1%, 10 veces más. En Estados Unidos, esta proporción es 28 veces más grande que en España. También ocurre en materia de voluntariado. En España lo practica un 24% de la población y la media en Europa es el del 49%.

Nos queda mucho por recorrer, lo que no significa que en España no haya mucho voluntariado informal o familiar y que, por tanto, cuesta mucho más calcular.

“En España, las donaciones representan el 0,1% del PIB, mientras que en Francia es el 0,2%, el doble, y en Reino Unido el 1%, 10 veces más”

Richard Valls

¿Por qué celebrar un día como el Giving Tuesday?

La sociedad cambia mucho y aparece el Black Friday como una estrategia comercial muy potente de grandes empresas, apoyada sobre todo en la publicidad y las redes sociales. Ante ello, hace 5 años, el promotor estadounidense de nuestra iniciativa pensó que, si se ha inventado un día para consumir, como es el Black Friday, por qué no inventar un día para dar.

El Giving Tuesday, el 28 de noviembre, es el martes siguiente al Black Friday y al Cyber Monday. Si la sociedad es capaz de crear un día para consumir de forma alocada y a base de descuentos, pues también hemos de ser capaces de dedicar un día a colaborar.

En 2016, en España el porcentaje de dinero donado el 28 de noviembre, durante el Giving Tuesday, representó un 0,1% de lo que la ciudadanía se gastó durante el Black Friday.

Es curioso: de nuevo un 0,1% de donaciones.

Sí, pero más allá de esto, cuando lo piensas fríamente te preguntas: ¿puede ser que las donaciones no lleguen ni al 1% respecto al consumo? Es una cantidad ínfima.

Tenemos que seguir trabajando. Porque es verdad que es bueno para la sociedad que haya consumo, si es un consumo responsable, es necesario para que todo funcione. Nadie está contra el consumo, pero debería haber una relación mayor entre lo que se consume y lo que aportamos a proyectos sociales.

También destaca que las donaciones son cada vez más a proyectos muy determinados. Aquello de dar dinero simplemente a una organización ha cambiado. La gente da a un proyecto concreto del que quiere sentir que forma parte. Esto es muy propio de las plataformas de crowdfunding, en las que un proyecto es posible gracias a mi colaboración. Es una situación en la que tú te has convertido en una especie de coproductor, como cuando un álbum musical es posible porque hay 200 personas que lo compran antes de producirlo.

Vivimos en una sociedad que quiere conocer el detalle y saber cuál es el impacto de la donación y de la actividad que se va a realizar.

¿Sigue siendo verdad eso de que la donación es a cambio de nada?

Nunca ha sido del todo verdad. Siempre donamos a cambio de una satisfacción y de tranquilidad. Son muchos los elementos en juego. También ocurre al participar en instituciones como Triodos Bank: se trata de formar parte de una comunidad que tiene unos valores compartidos.

Por lo tanto, respecto a las donaciones, siempre se da a cambio de un beneficio, más o menos intangible, y eso hace que haya muchos elementos que dan valor a la función de dar, también según la forma de pensar de cada persona.

“Siempre se da a cambio de un beneficio, más o menos intangible, y eso hace que haya muchos elementos que dan valor a la función de dar”

La donación también impulsa otro tipo de economía y de sociedad, tal como lo plantea la Fundación Triodos. ¿Qué cambia la donación para crear una economía más humana?

La donación tiene una capacidad de cambio importante. Los grandes cambios son consecuencia de pequeños cambios… y, si consiguiésemos que en España hubiese casi 2 millones de personas que hiciesen donaciones a ONG, acumularíamos muchos pequeños logros que suman. Creo que el papel de la Fundación Triodos puede ser crear ese sentimiento de comunidad que mencionaba.

Evidentemente, estamos en una sociedad que se rige aún en parte por otros criterios. Pero no podemos olvidar que la economía colaborativa está creciendo mucho o que hay temas que parecían en su momento como muy utópicos y que, hoy en día, parecen algo como muy normalizado, como los huertos educativos. Me parece una idea brillante y que se está aplicando.

Hay cambios que parecen improbables y que se acaban implantando con mucha rapidez.

O sea que perdemos la perspectiva y no nos damos cuenta de lo que cambia.

También hay que partir de la base de que detrás de cada donación hay una división inteligente. Hasta el año 2007, la mayoría de donaciones iban a países en desarrollo, por aquello de que España supuestamente “iba bien” y también de que las administraciones tenían dinero para sufragar cualquier gasto que fuera necesario. En 2008, al inicio de la crisis, los donantes que realizaban donaciones a países en desarrollo y a organizaciones de cooperación deciden dar a proyectos en España. Esta ha sido la tendencia. Por eso decimos que el donante actúa según el contexto en el que se mueve.

De la misma manera, desde hace 4 ó 5 años la gente está dando dinero a proyectos de investigación con mucha más fuerza. Antes no había casi donaciones hacia este campo y ahora es un ámbito que crece mucho y, en Francia o Gran Bretaña, es el ámbito donde hay más aportaciones.

 

Giving Tuesday es una plataforma en la que hay unos 200 proyectos de diferentes organizaciones, expuestos con mucho detalle para poder ver el impacto de cada actividad. Hay organizaciones de cooperación internacional, entidades sociales, iniciativas de investigación, medio ambiente y, en general, una amplia gama para elegir.

Lo que se pretende es que todo el mundo tenga la oportunidad de colaborar con aquellas organizaciones con las que se siente próximo. También promovemos no solo que estas organizaciones obtengan fondos para sus causas, sino que empresas como Triodos Bank comuniquen a sus clientes que hoy es el Giving Tuesday, un día para dar.

Es importante que cada cual sea capaz de pensar no tanto en aquello a lo que puede renunciar, sino que la sociedad será lo que conseguimos a través de la colaboración y de que solo haciendo posible más y nuevos proyectos avanzaremos. Pediría a todo el mundo que no se guarde solo un 0,1% de lo que gaste durante el Black Friday para donar, sino un 1%.

RICARD VALLS. PROMOTOR DE LA DONACIÓN

Valls ha dedicado buena parte de su trayectoria a promover la donación e impulsar entidades no lucrativas, así como empresas socialmente responsables.

El promotor del Giving Tuesday en España dirige en la actualidad diferentes entidades de consultoría dedicadas a este ámbito, como Zohar Consultoría y Marketing Social.

Anteriormente ha sido presidente de la Asociación de Profesionales de Fundraising y tesorero de la European Fundraising Association.

Revista Triodos

Texto: Xavier Hervás Vigueras

No Comments Yet

Deje un comentario

Su dirección de email no será publicada.

 

Woman Essentia, tu revista,

SÍGUENOS